Fundación Marambio
Hallazgo de un bote abandonado
Por la expedición sueca de Otto Nordenskjöld a la Antártida (1901-1904)

El geólogo Dr. Nils Otto Gustaf Nordenskjöld encabezó la "Expedición Científica Antártica Sueca" realizada entre 1901-1904.

La expedición que tuvo carácter científico arribó en febrero de 1902, a bordo del buque Antarctic que estaba al mando del Capitán Carl Anton Larsen, a las costas de la isla Cerro Nevado (Snow Hill) (Antártida), a 22 km lineales de la actual Base Marambio


Figura 1

Allí erigieron una cabaña prefabricada de madera (Fig. 2) en la cual habitaron cinco suecos y el Alférez de Navío José María Sobral (Argentina), quienes quedaron aislados durante unos dos años, a causa del naufragio del buque Antarctic que no pudo evacuarlos en la fecha prevista; hasta que la Corbeta Uruguay (Argentina), al mando del Teniente de Navío Julián Irizar, rescató a todos los náufragos, el 8 de Noviembre de 1903 y los llevó, sanos y salvos, junto a los miembros de la expedición Sueca hasta el puerto de Buenos Aires.


Figura 2

En el verano de 1996-1997 un grupo de Geología del Instituto Antártico Argentino, integrado por los autores del presente artículo, además de los Licenciados Roberto Argentino Vallverdú y Diego Gómez Izquierdo, recuperaron  una preciosa pieza museológica que había permanecido por más de 90 años oculta en un pie de hielo en la desembocadura de un chorrillo, en la costa norte de la isla Cerro Nevado.

Ya por esos años el fenómeno del calentamiento global afectaba profundamente la zona con un aumento de la temperatura media que produjo un fuerte retroceso de los glaciares, como producto del derretimiento de los hielos.

Vídeo sobre el derretimiento del hielo, AQUÍ.

El grupo del Instituto Antártico Argentino (IAA), el 29 de enero de 1997 mientras realizaban sus investigaciones en la zona del Estrecho Arguindeguy (Picnic Passage), entre las islas Marambio y Cerro Nevado (Figura 1), advirtieron en una masa de hielo disimulada por un depósito de lodo congelado, un elemento de regular tamaño que asomaba en el sitio.

El objeto era una huella del pasado que volvía a la luz desde las entrañas mismas de la tierra: eran los restos de la embarcación que los miembros de la expedición Sueca utilizaron para cruzar el estrecho que separa a las islas Cerro Nevado y Marambio (Fig. 3).


Figura 3

Este bote permaneció "perdido" durante más de 90 años, por lo menos desde 1903 hasta que en 1997 sus restos fueron hallados y recuperados.

El objetivo principal de los Suecos era realizar investigaciones geológicas y paleontológicas y de paso recolectar pingüinos y sus huevos, para utilizarlos como combustible y alimento dada su situación de supervivencia; en la pingüinera de la isla Marambio, a 8 Km lineales de la Base Marambio (Figuras 4 y 5).


Figura 4 – Cartel Original - Figura 5 – Placa conmemorativa del rescate

El sitio del hallazgo está relativamente cerca del emplazamiento del antiguo Refugio Betbeder de la Armada Argentina, inaugurado el 1 de Enero de 1954, actualmente totalmente destruido a causa de los temporales, el derretimiento del permafrost y la erosión eólica del suelo


Figura 6 (imagen del año 2005)

La proximidad del sitio del hallazgo con el refugio y la presencia del pecio ignorada durante largos años atestiguan que el efecto del calentamiento climático se hizo sentir con mayor intensidad en las ultimas décadas.

Con los recaudos del caso, el equipo del IAA excavó en la desembocadura del chorrillo donde se encontraba enclavado el bote, extrayendo meticulosamente los restos del pecio y armando una suerte de catamarán (amadrinando dos botes neumáticos Zodiac) se montaron los restos sobre la improvisada cubierta y los trasladaron hasta la caleta próxima al Refugio Sueco; entregándolos al cuidado del Dr. Ricardo Capdevila,  Museólogo del IAA, quien durante muchos años estuvo a cargo de las tareas de restauración y preservación de la histórica Cabaña Sueca.

Finalmente, uno de los laterales del bote Sueco fue originalmente expuesto en el Museo "Patrulla Soberanía" de la Base Marambio (Figuras. 7 y 8), creado por el Comodoro (R) EDB Osvaldo Enrique Marchesini, Jefe de la base Marambio durante la dotación 2002/2003, con la ayuda material e intelectual del actual Presidente de la Fundación Marambio e integrante de la Patrulla Soberanía, fundadora de la Base Marambio, el Suboficial Mayor (R) VGM-EDB Juan Carlos Luján.

El otro lateral quedó provisoriamente depositado en dependencias del Depósito Polar de la Dirección Nacional del Antártico, en el puerto de Buenos Aires.


Figuras 7 y 8

CARACTERÍSTICAS DEL PECIO

El volumen y cantidad del material hallado, le permitieron al Dr. Ricardo Capdevila (Fig. 9) y su equipo de Museología la correcta identificación del mismo, apoyada por la documentación existente producida por los mismos expedicionarios suecos.


Figura 9

Los elementos rescatados en las condiciones relatadas, fueron las dos bandas y la quilla de madera con algunas cuadernas de un antiguo bote, de fino perfil.

La quilla estaba protegida por una sobrequilla de hierro de 2 cm. de ancho, de seguridad para navegar entre hielos livianos. En la parte superior de la misma lucen dos ganchos de hierro apropiados para izar la embarcación a otra mayor o a un muelle.

Los restos recuperados permitieron apreciar una longitud total de la embarcación de aproximadamente 5,20 m de largo.

El ancho mayor de cada banda resultó de 1,20 m. Presentadas las partes en lo que puede haber sido su conformación original se estima una manga no mayor de 1,20 m.

Está construida en madera de pino escandinavo, en tingladillo y sus juntas estuvieron calafateadas con estopa.

Las estructuras han sufrido la acción mecánica del hielo que produjo la rotura de las uniones de proa y popa, y también el desprendimiento de las bandas con la quilla. No se encontraron el espejo de popa ni las bancas de los remeros.
Tampoco se hallaron toleteras, toletes; faltando además todas las regalas o terminaciones superiores de las bandas.

Solo años después del descubrimiento del bote, personal militar de la Fuerza Aérea Argentina destinado a la Base Marambio encontró uno de los remos de la embarcación.

En general el estado del material era bueno, pese al tiempo transcurrido y a las especiales circunstancias de su conservación.

En enero de 1998 el grupo de Museología trasladó los restos desde la playa donde habían sido depositados por los geólogos, hasta la meseta de emplazamiento del Refugio Sueco, arranchándolos junto al maderamen dejado por los suecos en el sitio mejor protegido de los vientos predominantes del sur; desde allí los restos del bote fueron trasladados, como ya se ha mencionado, a la Base Marambio y a Buenos Aires, donde quedaron depositados.

AUTORES

Rodolfo A. del Valle – Sus antecedentes AQUÍ.

Jorge Carlos Lusky – Sus antecedentes AQUÍ.

Fundación Marambio - www.marambio.aq - Tel. +54(11)4766-3086 4763-2649