Se le rindió homenaje a uno de los precursores de la Aviación Argentina, el Suboficial Principal (R) Vicente BONVISSUTO, haciendo uso de la palabra su antiguo amigo, el señor Gustavo Ramón PÉREZ, quien es miembro titular y activo de la Comisión Arbitral Histórica, órgano dependiente de la Federación Argentina de Paracaidismo.

"Para la Comisión Arbitral Histórica, órgano dependiente de la Federación Argentina de Paracaidismo, es un honor aceptar la invitación de la Fundación Marambio para trazar un perfil de alguien que no cejó un ápice en cuantas tareas acometió en tiempos de ensayos pioneros, heroicos, difíciles, lo que le valió ser el testigo de privilegio de hechos y acciones destacadísimas que hicieron a la realidad que vive hoy nuestro aerodeporte.

Nos estamos refiriendo al Suboficial Principal (R) Don Vicente Bonvissuto, soldado ejemplar que cada vez que se le requirió en la tarea demostró con solidez poseer los conocimientos pertinentes que hacen a la misma.

Haciendo un rápido racconto de su paso por los Institutos Militares diremos que egresó de la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral con el grado de Cabo en el arma de Infantería e inmediatamente ingresa a la llamada por entonces Escuela Militar de Aviación, donde egresa con el grado de Cabo Primero Piloto Militar.

Allá por el año 1941, es destinado a la Escuadrilla de Entrenamiento con asiento en la Base Aérea de la localidad de El Palomar. Tras su paso por dicha unidad se lo destina como Instructor en la ex Escuela de Pilotos Militares hasta fines de 1944, año de cesación de ese Instituto.

En 1945 al crearse la Secretaría de Aeronáutica, Bonvissuto ingresa en la Secretaría General de Aviación Civil /División Paracaidismo/ y tiene como meta obtener que se levantase la prohibición que pesaba sobre la actividad del paracaidismo civil en todo el país, prohibición ésta que databa desde enero de 1928.

Los deportistas saltaban en muy contadas ocasiones, públicas o privadas, con permisos muy especiales para sus lanzamientos. Hay que recalcar que la prohibición fue reconfirmada en un Boletín Público en 1942 a raíz del accidente del Paracaidista Picasso sobre el Río de la Plata.

Finalmente, y luego de dos años de solicitudes y pedidos Bonvissuto obtiene dos puntos fundamentales para la actividad: 1)., que el entonces Brigadier Horacio Rivara (Comandante a cargo de la Dirección General de Aeronáutica Civil), firmase un decreto en febrero de 1947 levantando la prohibición para realizar actividad de paracaidismo civil en el ámbito de la República Argentina, y, 2)., una autorización emitida el 12 de marzo del mismo año por el Brigadier Rivara para realizar lanzamientos en ese ámbito.

Es por demás obvio mencionar todos los detalles de organización, permisos para los Sres. Pilotos y demás, pero Bonvissuto cumple con éxito esta comisión una semana después el día 19 de marzo, y, a la siguiente semana, el día 26 de marzo junto a tres compañeros funda la primera institución de paracaidismo civil en la República Argentina, cual es el Club Argentino de Paracaidismo, siendo su primer presidente y poseyendo la patente Nro. 1 de deportista civil y primer instructor habilitado para la enseñanza.

Entre sus logros deportivos más destacados debemos citar sus records de saltos individuales y consecutivos, es decir sin interrupción y en el tiempo más corto posible. Ellos fueron 25 saltos consecutivos en 4 horas en julio de 1948, 50 del mismo tenor en 4 horas 41 minutos en abril de 1949 y 100 del mismo tipo en noviembre de 1949, siendo éstos últimos difundidos y reconocidos a nivel mundial, lo que le valió obtener a fin del mismo año la Medalla al Mérito Deportivo de manos del entonces Presidente de la Nación, General Juan Perón, en honor a su dedicación por este aerodeporte.

En 1953, es pasado a situación de retiro, como consecuencia de un accidente ocurrido tres años antes con una aeronave de su propiedad por el cual estuvo mas de dos años convaleciente.

En 1964, es reincorporado a la Fuerza Aérea por Decreto ministerial, destinándoselo como investigador en la Junta de Accidentes de donde pasa a su retiro definitivo en 1970.

Fue Presidente de la Comisión Arbitral Histórica del Paracaidismo Civil y como presidente de la misma se abocó a la tarea de la investigación histórica del paracaidismo civil y cuya culminación fue un libro-documento sobre el origen y evolución del paracaidismo a nivel mundial, con la inclusión de nuestros precursores. La obra "Los Parapioneros – Quienes y Cómo", ha sido editada por dicha Federación en 1989.

Retrocediendo en el tiempo, entre sus estudios, guardias e imaginarias comienza a revelarse su amor hacia la escritura que irá desgranando a través de los años y que nos muestra una acabada descripción de la actividad aérea, por ejemplo, en su obra "Fumigando" relativa a la aeroaplicación, ó, su obra "Saltando", que versa sobre el paracaidismo. En ambos casos realiza una pintura poética, que a pesar del tiempo en que fueron escritas allá por los 60" siguen en plena vigencia.

No termina allí su afán por la literatura. Otros libros de su autoría son: "Ramito de Violetas", "48 Horas a Malvinas", ambos en verso; "Con las Piernas Rotas", "Germano", "Adiós Carola", "Jorge Newbery y el Legado de su Genio Luminoso", todos ellos en prosa, y, éste último en colaboración con el Sr. Roberto Castelli.

Por si todo esto fuese exiguo, luego le siguen "Reflexiones", versos al estilo poético de Góngora, "Autorretrato", y, "Cuando el Ejército me Enseño a Volar", éste último sin terminar de editarse.

No podemos dejar de mencionar que también dedicó parte de su tiempo para incursionar en la música, poniendo letra en diversas composiciones tanto marchas militares como civiles, entre ellas la marcha oficial de la Federación Argentina de Paracaidismo "Cuando Salto", compuesta con el Maestro Roberto Uballes, y en obras melódicas como los tangos "El Cieguito", con música del Maestro Alberto Gambino, y, "Si Nace Chancleta", con música del Maestro Mario de Marco, siendo esta pieza editada por el Maestro Osvaldo Pugliese.

Podríamos extendernos sin fin sobre la fecunda actividad desarrollada por Bonvissuto pero hemos querido mencionar algunos de los puntos más salientes de su quehacer aeronáutico.

La Federación Argentina de Paracaidismo por intermedio de la Comisión Arbitral Histórica tiene el honor de ofrecer este acto de reconocimiento a quien, entre otros integrantes de la gran familia paracaidista, han tenido una trayectoria que nos obliga a ello. Asimismo agradece profundamente a todos aquellos que, con su colaboración y presencia hacen posible y prestigian este acto.

Muchas gracias.

footer